Artemide O

“O” es un intento de conciliar las necesidades del entorno natural y el urbano. La oscuridad y la desaparición serán la contribución de “O” a la naturaleza y los espacios públicos. Alejandro Aravena Cuanto más se vuelve urbano el planeta, más apreciamos el valor de los espacios naturales. Las ciudades con la más alta calidad de vida son aquellas que fueron lo suficientemente visionarias como para mantener partes de la naturaleza intacta dentro de su huella y transformarlas en espacios públicos.

El problema es que las fuerzas que gobiernan la naturaleza y la vida urbana moderna, incluso guiadas por la buena voluntad, tienden a tirar en direcciones opuestas. Una de las intrusiones más fuertes en el orden natural (y sin embargo, una de ellas permanece casi desapercibida) es la desaparición de la oscuridad en nuestras ciudades. En el intento de proteger los parques, no solo los invadimos con postes y cables.

Pero alteramos para siempre el ritmo circadiano que es crucial para la existencia de especies, tanto animales como vegetales. Nuestra estrategia es doble: por un lado, diseñar una luz para espacios públicos que, cuando no está en uso, puede ser tan imperceptible como sea posible; luz sin una lámpara. Por otro lado, es aprovechar los diferentes tipos de sensores para que la luz aparezca justo cuando sea necesario, luz solo a pedido.

About The Author

bryan
Diseñador gráfico - Creativo y responsable de la imagen comercial online de Espais3D Ibiza - Barcelona
Dome 90Karven / Espais3D – Iluminación

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra politica de Cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies